El parto de Ana

Mi parto empezó de noche, sobre las 11 de la noche las contracciones ya no eran como habían sido otros días. Empezamos a contar y cada vez había menos tiempo entre ellas. A las 3 de la mañana se volvieron irregulares: cada 1 minuto, cada 3, cada 2…. Aguanté en casa 2 horas más y a las 5 fuimos al hospital: no podía de dolor. Durante el embarazo nos planteamos que intentaría no pedir epidural, ni pareja me apoyaba. Pero cuando llegué al hospital tan solo salía de mi boca la siguiente frase: ponme la epidural por favor!!!.

Me hicieron tacto y solo estaba de 3; me dijeron que me dejaban ingresada porque era de madrugada pero que estaba para mandarme a casa (menos mal que me dejaron) Hasta las 8 no me pusieron la epidural. Hasta entonces: solo andé, andé y andé. Desde las 11 de la noche. No podía estar ni tumbada ni sentada. En cuanto me pusieron la epidural, me cambiaron de lado varías veces, porque me dolían las caderas mucho.

Primer tacto 6 de la mañana 3 cm Segundo tacto 8 de la mañana tras epidural 5 cm Y en menos de tres horas yo ya tenía ganas de empujar. Me hacen otro tacto y estoy completa!! Me dijo que a partir de ahí calma, que la cosa tarda, pero mi pequeño quería salir. En 15 minutos yo les dije que tenía mucha presión abajo. Me miran y ya estaba la cabecita. Me ofrecieron parir en la sala de dilatación, en mi cama y no lo dudé. El bebé comenzó a salir y fue precioso, lo pude ver todo por un espejo que me motivó un montón. Y cuando ya tenía medio cuerpo fuera me ofrecieron sacarlo a mi, y es lo más bonito que he hecho en mi vida. Soy primeriza, tenía miedo al parto y soy muy aprensiva, pero en ese momento tenemos un poder sobrenatural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.