El parto de Begoña

Me desperté sobre las 7’15 de la mañana del día en que salía de cuentas con una pequeña molestia como de regla. Pensé que era imposible que eso fuese una contracción y que además nadie da a luz el día de FPP.

Pasaron 15 min y se repitió la molestia. Bueno, 15 min… Hasta que no sea repetitivo cada 5 nada, además es muy leve. Pasaron 7 min y de nuevo. ¿Será de verdad que estoy de parto? Nuevamente esa sensación a los 15 min. Y se fue repitiendo el ciclo un par de veces más. Hasta que la frecuencia se acortó aunque la intensidad no era alta. Tuve la sensación de que sí, que era el momento. Me acerqué al hospital. La matrona que me recibió me preguntó si me veía muy apurada. Dije que no. Me pusieron en monitores mientras avisaban a un ginecólogo de guardia. Tardaría unos 20 min en llegar para decirme que estaba en dilatación completa y que haríamos el papeleo del ingreso despues, que nos íbamos directos a paritorio. Ya no había tiempo para epidural pero si para raquio. Luego nos costó un poquito hacerlo salir pero finalmente con la ayuda de un tironcito de ventosa llegó el terremoto de la casa. Ni puntos, ni desgarros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.